Informe: Pagos inmediatos, el comienzo de la transformación

Los pagos inmediatos podrían ser el catalizador necesario para el despegue del uso del pago móvil, analizamos las claves del mercado

En el contexto actual de la sociedad digital, en que tenemos información en tiempo real de cuánto tiempo tardará en llegar a nuestra parada el próximo autobús o que temperatura, humedad y viento hace en nuestro destino de fin de semana, es lamentable pensar que no tenemos certeza para saber el saldo actual de nuestra cuenta corriente en el banco.

Esto es debido a que algunas de las transacciones que afectan a nuestro saldo no suceden instantáneamente, sino que las operaciones correspondientes se almacenan a lo largo de un periodo y se ejecutan a ciertas horas del día o incluso al día siguiente. Este método de trabajo en lotes permite reducir los costes en los sistemas informáticos y establecer mecanismos de control para validar las operaciones y reducir el fraude. Adicionalmente al registrarse los cargos antes que los correspondientes abonos, indirectamente se produce una mejora en el flujo de caja. La realidad es que la mayoría de los bancos operan con sistemas que no trabajan en tiempo real para muchas de las transacciones más comunes, como son los pagos minoristas: transferencias, domiciliaciones y pagos con tarjeta.

Ante esta situación, en el marco actual de libre competencia global en los servicios internet y móviles, es fácil prever lo que puede ocurrir en un futuro cercano si los líderes digitales, amparados por una regulación más liberal, aceptan la oportunidad y tienen el interés de entrar en el mercado de los servicios financieros.

Las diversas iniciativas existentes para proporcionar esquemas e infraestructuras que permitan los pagos inmediatos, así como las apuestas de algunos bancos para establecer plataformas transaccionales de tiempo real, permiten pronosticar el desarrollo de un entorno competitivo más equilibrado entre las entidades financieras tradicionales y los nuevos proveedores de servicios digitales. Esta tendencia beneficiará particularmente a los consumidores y comercios, así como a los proveedores de estos servicios y la sociedad en general, debido a la reducción de los costes y a la oportunidad de desarrollo de nuevos negocios y servicios innovadores.

Los pagos minoristas inmediatos tienen el potencial para reducir el uso del dinero en efectivo y cheques, particularmente en el ámbito de los pagos persona a persona (P2P) y persona a negocio (P2B), contribuyendo de forma clave al desarrollo del comercio electrónico y los pagos por móvil.
En este informe nos centraremos en describir la situación del mercado europeo, estimulado por las recomendaciones del Consejo Europeo de Pagos Minoristas, para implantar en 2017 un esquema de pago inmediatos en la zona SEPA (Zona Única de Pagos en Euros) que asegure la interoperabilidad utilizando como base los mecanismos ya en funcionamiento del nuevo modelo de transferencias de crédito SCT (Sepa Credit Transfer).

El sistema de pagos inmediatos en Europa estará disponible para todos los proveedores de servicios de pagos y permitirá potenciar inicialmente las transferencias de crédito inmediatas (denominadas SCTi) como instrumento alternativo a las redes de tarjetas internacionales, asegurando de esta forma un mercado más competitivo que permita mejorar su eficiencia y dinamismo en el desarrollo de nuevos servicios digitales y móviles.

Los bancos en este marco jugarán un papel privilegiado y tendrán la oportunidad de recuperar el liderazgo de los pagos minoristas, controlado actualmente por las grandes redes internacionales, si son capaces de apalancarse en su gestión de las cuentas bancarias y servicios de banca online, para ofrecer una experiencia excelente a los clientes digitales en un entorno colaborativo que garantice la interoperabilidad.

Manuel Borrajo
manuel.borrajo@nae.es

portada-informe-pagos-inmediatos-nae

Descarga: Pagos inmediatos, el comienzo de la transformación (Nae, 2016) [PDF, 382 KB]

Saber más:

Nae trabaja con operadores de telecomunicaciones, grandes empresas y administraciones públicas para anticipar los retos de crecimiento y transformación del mercado, mejorando su estrategia de negocio y eficiencia operativa. Con sedes en Barcelona, Madrid, Bogotá y Ciudad de México, el equipo de Nae está formado por más de 200 profesionales.